INDISCIPLINAS CREATIVAS Saberes Compartidos e Inteligencias Colectivas

11, 12 y 13 junio

¿Qué significa ser un productor de conocimiento cultural en el paisaje devastado de la economía creativa y en la nueva era del fascismo global?

La nueva forma de vida predominante en nuestra época es la empresarialidad. Los sujetos somos responsables y tomamos decisiones, en todas las situaciones de la vida, según el principio de la utilidad, sobre inversiones en nosotros mismos como proyectos empresariales. Y la creatividad es el modelo de referencia para la gestión de la empresarialidad de uno mismo.

Al mismo tiempo, los artistas y la enseñanza artística reclaman el arte como productor de saber. La investigación artística como disciplina científica de producción de conocimiento es un fenómeno asentado en la academia, becas y residencias artísticas, formando parte indisoluble de la cadena de valor de la economía del arte.

Si en el paradigma del capitalismo cognitivo en que todo conocimiento se convierte en mercancía y en que la ciencia y la economía planifican y controlan toda la vida subjetiva sin necesidad de un control gubernamental, hay alguna posibilidad que el arte sea aún eficaz en la subversión de las estructuras experienciales y perceptivas?

Objetivos

El taller Indisciplinas Creativas propone ver cómo y quién tiene el gran privilegio de crear conocimiento, cuestionarnos de dónde proviene y quién tiene acceso a éste, quién tiene el derecho a hablar, y a qué tipos de conocimientos accedemos y desde dónde, a partir de tres casos extremos de organización de conocimientos compartidos.

Como punto de partida para abordar este tema, el taller/encuentro propone sobrevolar a vista de pájaro tres modos extremos de elaborar inteligencia colectiva en la basta geopolítica del conocimiento en la que estamos inmersos.

Trasladándonos a través de un territorio denso, desde la organización de la innovación tecnológica dedicada a la industria bélica y el papel de la academia en la economía, hasta la psiquiatría institucional y la teoría post-colonial, este taller invita a debatir cómo desarrollaremos el conocimiento en los próximos 30 años como sujetos multidimensionales, descentralizados y desplazados que nos obligan ya hoy en día a movernos entre dominios, profesiones, territorios y situaciones.

Duración: 9 horas
Calendario: 11, 12 y 13 junio 2018
Horario: De 18h a 21h
Precio: 20€. Para inscribirte, por favor, rellena el formulario

Programa

DÍA 1: Tres casos de saberes indisciplinados:
Epistemología ch’ixi *, tecnociencias de la guerra y micropolíticas del cuerpo.

En el desarrollo de las economías del conocimiento la autoformación forma parte del uso inflacionista de lo “auto” (autoemprendedor, etc.) propio de la jerga neoliberal. Indica que los costes del welfare se vuelcan sobre los individuos, es un elogio de la fragmentación y de la imposibilidad de componer una fuerza colectiva: “la sociedad no existe” como dijo Margaret Thatcher, ”existen sólo los individuos y las familias”.

Sin embargo, nuevas perspectivas que reúnen tecnología y mito, colectividad y poder político, saberes tradicionales y científicos activan prácticas que revierten y resisten la extracción de plusvalía en los procesos de autoorganización de lo común del “turbocapitalismo”como por ejemplo sucede en la implantación de la web 2.0.

Durante la primera sesión se propone contraponer una revisión histórica del origen de Silicon Valley con dos propuestas de resistencia al modelo de captura de producción de lo común por el capital: la epistemología de la oralidad de la socióloga Silvia Rivera Cusicanqui y la experiencia clínica revolucionaria que Guattari contribuyó a poner en pie en la clínica La Borde hace 40 años y que hoy continúa vigente.

1. La historia secreta de Silicon Valley.
2. Los saberes compartidos de Silvia Rivera Cusicanqui.
3. Las micro-politícas de Felix Guattari en La Borde.

Visionado de tres vídeos y debate.

DÍA 2: Tres métodologías heterodoxas de inteligencia colectiva:
Bárbaros, antropófogos y tántricos.

La actual crisis de la separación de los saberes en disciplinas organizadas en la época moderna y basadas en el mito de la pureza, y que favorecían unas dinámicas de control y dominación, se están recodificando para imponer nuevas medidas artificiales como la interdisciplinariedad y multidisciplinariedad.

Sin embargo, podemos encontrar propuestas realizadas en los últimos 50 años que pueden ser inspiración y base para cambios más profundos en la distribución colectiva del saber. Las luchas por organizar el conocimiento son siempre luchas por organizar el común y la subversión de las jerarquías y segmentaciones que impone la sociedad capitalista.

Durante la segunda sesión se proponen una serie de lecturas de varios experimentos de organización de conocimiento colectivo. Ampliando las prácticas de Silvia Rivera Cusicanqui sobre la idea de “conocimiento” conectado a la (des)colonialidad y los microdispositivos para el agenciamiento del deseo de Félix Guattari, se revisan entre otras, el movimiento antropófago de Oswald de Andrade en Brasil o la arquitectura vivida de la Escuela de Arquitectura de Valparaíso en los años 50.

Lecturas compartidas y debate

DÍA 3: Prácticas de la afinidad:
Coinvestigación, futurologías micro-políticas y narrativas meta-colectivas.

Con la intención de imaginar la relación entre política y saber, entre organización y subjetividad y en base a el análisis de casos realizadas en las dos sesiones anteriores, en la tercera sesión se propone a los asistentes analizar experimentos prácticos de conocimiento colectivo, que sin llegar a profundizar en ellos, se pretende discutir sus diferencias, similitudes y potencialidades.

Se proponen tres técnicas-tácticas como punto de partida a través de un juego desarrollado por el colectivo Laboratorio de Pensamiento Lúdico: The Game of Kin: The children of Compost, inspirado en el pensamiento de Donna Haraway. El desarrollo de Game of Kin invoca una narrativa colectiva sobre futurologías micro-políticas para potenciar procesos de coinvestigación.

La coinvestigación plantea, en el aquí y ahora de la cooperación social, el problema de cómo crear una alternativa radical al estatuto epistemológico científico. La hipótesis de la coinvestigación es que existe la posibilidad de abatir aquello que separa la política de la ciencia, de tal manera que la producción de saber produzca también subjetividad y construya organización de manera inmediata.

A cargo de 

Constanza Mendoza

—————————————————————————————————————–

* Ch’ixi literalmente se refiere al gris jaspeado, formado a partir de infinidad de puntos negros y blancos que se unifican para la percepción pero permanecen puros, separados. Es un modo de pensar, de hablar y de percibir que se sustenta en lo múltiple y lo contradictorio, no como un estado transitorio que hay que superar (como en la dialéctica), sino como una fuerza explosiva y contenciosa, que potencia nuestra capacidad de pensamiento y acción. Se supone así a las ideas de sincretismo, hibridez, y a la dialéctica de la síntesis, que siempre andan en busca de lo uno, la superación de las contradicciones a través de un tercer elemento, armonioso y completo en sí mismo.

Sociología de la Imagen, Silvia Rivera Cusicanqui

++

Categorias: Formación continua |

Uso de cookies: Utilizamos cookies en este sitio web para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies