Paratext #29 per Laura Benítez

Paratext n#29
26 de setembre 2018

per Laura Benítez

May Parlar (Residencia internacional)
Julia Varela (Residencia corta duración)

Cuando asistes a Paratext tienes la impresión de que Rod Serling espera al otro lado, una impresión que se mueve a medio camino entre la fascinación, el fetichismo y el terror, supongo que esto se debe, al menos en parte, a la recreación de un relato. O quizás sea un mero anhelo, no por ello menos aterrador.

El no trabajo sobre el discurso

En esta ocasión las dos artistas que presentaban, Julia Varela y May Parlar, abordaban cuestiones relativas al discurso y al relato. Evidentemente de un modo muy distinto a Rod Serling, o quizás no tanto.

En la dimensión desconocida era habitual el uso de metáforas para explicar problemáticas socio-políticas, utilizando la potencia de la ciencia ficción para abordar aproximaciones críticas a cuestione concretas y complejas presentes en la cotidianidad. Problemáticas que, de otro modo, jamás habrían podido ser expuestas sin pasar por (otros) filtros de censura. Problemáticas que buscaban generar un relato a través de las posibilidades que se abrían a través de la herramienta alegórica de otros discursos.

Es cierto que en el caso de Julia Varela y May Parlar, la propuesta se centra en no trabajar sobre el discurso y en la generación de piezas no lineales, pero hay una materialidad de la imagen que queda oprimida por el relato de la presentación, por la presentación narrada que nombra la potencia y agota los posibles.

Semenion

Durante la primera parte de la presentación, Julia Varela nos guió por su práctica. Nos introdujo a ella citando a Roland Barthes con su todo lenguaje es fascista, una declaración del porqué no pretende trabajar sobre el discurso sino centrándose en la materialidad de la destrucción, en la potencia de la imagen. Una materialidad presente en Hijacked y que pone de manifiesto la devolución al dispositivo, cómo no podemos obviar el aparato en la relación con el medio en tanto que imagen mediada.

A través de la presentación, en la que las pantallas retorcidas se aparecían en un intento de manifestar su fisicidad, la imagen jugaba como agente activo que nos conducía de imagen a imagen. Intuíamos la potencia de convertir la imágenes audiovisuales a otra dimensión física por medio de la instalación pero emplazándonos en una abstracción a través de la representación de la fisicidad en el medio audiovisual.

También estuvo presente la materialidad de la destrucción en la narración de Mehr Fantase en la que las partículas se tornan dispositivo. Una desarticulación de las lógicas extractivistas por medio del apoderamiento de la dimensión material de los residuos electrónicos, donde la destrucción del dispositivo permite una subdivisión de multiplicidad de capas arqueológicas, conformando un complejo conjunto de relaciones discursivas que se escapan por las grietas de la invisibilidad.

Y de la mano de la invisibilidad nos fuimos a la colaboración que realizó con ganaderos en Ciudad Real, donde una vez más nos enfrentamos a que, tal y como indicó Eric Hobsbawm, no hay registro del campesino contado por el campesino. Retomando a Hobsbawn, una de las potencias revolucionarias de los campesinos residía en su diversidad, algo presente en la colaboración de Julia en Ciudad real, trabajando sobre la imposición del discurso y la dicotomía de la violencia de ocupar un espacio y la potencia que se da ahí. De la dicotomía de cómo la potencia de la destrucción o lo que podríamos llamar lo “negativo” en la teoría saussuriana es múltiple pero puede condensarse en un punto crucial: la tendencia a la ontologización y reificación de la estructura (Martín-Barbero, 1978).

Qualia

En la segunda parte de la presentación, May Parlar proyectó algunos de sus trabajos recientes.

Partiendo de una propuesta que busca la composición no linear de proyectos de vídeo, May nos guió a una dimensión en la que, lo que ella vino a nombrar como estéticas tradicionales, se mezclaban en un juego lleno de connotaciones y símbolos.

En sus proyectos May trabaja con la potencia de lo nomádico, de lo que ella describió como una experiencia rizomática en tanto que humana en relación a las múltiples capas de materialidad de la imagen, de esa imagen mediada.

Nos propuso una escapada a través de la generación de imágenes performativas que sirven como punto de fuga a la imposición de narrativas, a la imposición estática de las estructuras normativas, una suerte de potencia intempestiva que a través de recreaciones oníricas nos invitaba a adentrarnos en la multiplicidad. En esa multiplicidad que Rod Serling nos invitaba a entrar a través de la ciencia ficción no sólo como metáfora sino también como potencia poblada de figuras, como estrategia y contra-estrategia. Como discurso posible que nos enfrenta a cómo dejar de gozar tocándonos a nosotras mismas a través del lenguaje, a través de las narraciones que imponemos en el deseo de explicación a aquello que ya tiene agencia explicativa.

Categories: Bloc Paratext |

Us de cookies: Utilitzem cookies en aquest lloc web per millorar la usabilitat de usuaris. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies